mantenimiento persianas mallorquinas limpiar

¿Cómo limpiar persianas mallorquinas?

Los que poseen persianas mallorquinas saben lo tedioso que puede resultar limpiarlas si no se sabe muy bien cómo hacerlo. Este tipo de persianas son complicadas de limpiar debido a su forma.

En este artículo te aportamos algunas recomendaciones sobre cómo limpiar tus persianas de la mejor forma posible, aliviándote esta tarea, y para mantenerlas impecables por más tiempo.

La manera más eficaz para limpiar persianas mallorquinas

La lama regulable es la mejor opción

Dentro de los tipos de persianas mallorquinas, las de lama móvil o regulable son la mejor opción, ya que otorgan una gran comodidad en la vivienda. Te dan la facilidad de poder regular por completo la cantidad de aire y luz que quieras en cada momento.

Sus lamas pueden girar hasta 180 grados, un detalle que facilita muchísimo las labores de limpieza y mantenimiento, reduciendo este último de forma considerable, como veremos más adelante. Además, te garantizan una gran intimidad en tu hogar.

 

La suciedad en las persianas mallorquinas

Este tipo de persianas son exclusivas y preciosas. Esto es debido a su forma tan especial y única, que posibilita que mediante un mecanismo manual se abran y se cierren.

Puede parecer que este tipo de persianas acumulan más suciedad que el resto de ventanas. Sin embargo, esto no es cierto. El problema radica en que debido a la dificultad para limpiarlas y a que a través del PVC o el aluminio, sus materiales de fabricación más usuales, no se ve la suciedad de forma fácil, la tarea de limpiarlas pasa desapercibida.

Debido a esto, la suciedad se va acumulando hasta que comienza a ser evidente y por ello, muchas personas tienden a creer que son más sucias.

Las épocas del año en las que estas ventanas lucen más son la primavera y el verano, puesto que es el periodo del año en el que el sol brilla más y las persianas, si están limpias y lustrosas, pueden lucir en su esplendor, más si cabe si las complementamos con algún adorno. Estos añadidos suelen ser flores en macetas o, incluso, plantas de tamaño medio si se trata de balcones grandes.

 

Aplicaciones de las persianas mallorquinas

limpiar persianas mallorquinas Podrías pensar que la única razón de existir de este tipo de persiana es que sirven para decorar la fachada de tu casa y ayudar a definir el estilo de la vivienda que posees. Sin embargo, esto no es completamente así.

Este tipo de ventanas poseen numerosas propiedades que las hacen muy funcionales. Sus aplicaciones son muchas como, por ejemplo, salvaguardar la estructura de los factores climatológicos. La lluvia, la nieve o el sol inciden mucho menos en las ventanas gracias a este tipo de persianas.

Así mismo, también contribuyen a regular la cantidad de luz que deseas en tu habitación o en la estancia en la que esté instalada. Esto se consigue a través de un mecanismo manual de cierre que poseen y que actúa como un regulador. De este modo, podrás controlar la apertura de las lamas de la mano de las rendijas o baldas que se abren o cierran.

Por otra parte, otorgan intimidad al interior del cuarto, característica de la que otros tipos de ventanas adolecen. Con esto queremos decir que limitan las vistas del exterior al interior, lo cual se consigue de la misma forma que la aplicación anterior: regulando su apertura.

¿Y qué podemos decir de su seguridad? Estas persianas confieren mucha protección contra los robos, siempre y cuando estén cerradas al exterior. El material del que están hechas suele ser duro y difícil de romper, con lo que en caso de intentar romperlo generan mucho ruido y podrías evitarlo.

A su vez, refuerzan el aislamiento térmico y acústico de la ventana. Esta interesante cualidad se la otorga el material con el que están fabricadas. Nos referimos al PVC o al aluminio, materiales que son excelentes aislantes tanto de la temperatura como del ruido.

 

Tipos de persianas mallorquinas

Persianas de PVC

A la hora de comprar persianas mallorquinas uno de los primeros aspectos sobre los que debes decidir es de qué material las vas a querer. Esto es muy importante, ya que dependiendo de ello estas ventanas van a aportar a tu hogar unas propiedades u otras.

Por un lado, cabe señalar que el PVC es un material de primera para construir tus ventanas al atesorar multitud de ventajas. Entre ellas destacan:

Son muy económicas. El precio de una ventana de PVC es de los más bajos por no decir el que más, en comparación con cualquier otra ventana de metal. El ahorro puede alcanzar el 15 por ciento.

Gozan de una buena durabilidad pese a la ligereza del material. Se trata, por tanto, de un material longevo y con el que es fácil trabajar.

Baja dependencia con respecto al petróleo, por lo que su obtención provoca un menor impacto medioambiental.

No obstante, también debemos mencionar ciertas desventajas. Al contrario que las persianas de aluminio, estas no sirven como elemento de seguridad, dado que este tipo de material es fácilmente salvable por los ladrones.

A su vez, existe una limitación en cuanto al diseño por la reducida gama de colores disponibles. Solo existe la posibilidad de tener estas ventanas en blanco, plata o bronce.

Además, este material se degrada mucho antes que el aluminio y por ello estas persianas son mucho menos duraderas que sus principales competidoras.

Persianas de aluminio

Aunque la tendencia predominante, hasta hace poco, a la hora de construir persianas mallorquinas era hacerlas de PVC, el aluminio atesora una serie de ventajas sobre este material, lo cual está motivando que la diferencia existente entre las ventas de ambos tipos se esté recortando año tras año.

Su maleabilidad hace que se pueda adaptar prácticamente a cualquier espacio, por lo que la construcción en la que se encuentre la instalación deja de ser un problema. Además de ello, hace que el montaje resulte rápido y cómodo, lo que deriva en el ahorro de tiempo y, en consecuencia, también de dinero.

Otra ventaja es que su estética es muy variada. Esto viene derivado de la facilidad que existe para manipular este material, lo cual permite una amplia gama de colores y diseños. Además, si buscas un acabado que imite a otro tipo de material, el aluminio se adapta fácilmente para aparentar aquello que desees.

Una de las mayores ventajas es que las ventanas hechas de aluminio son mucho más seguras. La dureza de este material hace que no sea fácilmente salvable si un ladrón intenta entrar en tu hogar. Y en caso de que lo consiguiese, el caco necesitaría hacer ruido para romper la ventana y eso conseguiría un efecto ahuyentador por la alarma generada.

Por último, hay que añadir que son más resistentes y se deterioran menos. La calidad de vida de este material frente a otros es visible con el tiempo. Su deterioro es más lento, por lo que durante su ciclo de vida útil estará en mejores condiciones que el resto de modalidades de ventana. Además, es mucho más resistente que otros materiales y apenas necesita mantenimiento.

 

button

 

Mantenimiento requerido por las persianas mallorquinas

limpieza persianas mallorquinas

Estas persianas, sobre todo las de aluminio, no necesitan demasiado mantenimiento para estar en perfectas condiciones. De esta forma, podrás conservar tus persianas como el primer día sin dedicarles mucho tiempo.

Eso sí, es conveniente llevar a cabo una limpieza muy suave. Se deben limpiar dos o tres veces al año y con un producto limpiador específico para cada material o también se puede utilizar agua con muy poco jabón. Debes aclarar la zona con agua limpia y secarla con un trapo absorbente. En zonas próximas a industrias químicas o cercanas al mar se aconseja practicar esta pauta de mantenimiento una vez al mes.

Los residuos y cuerpos extraños pueden acumularse en los espacios más pequeños de las ventanas. Para prevenir estos problemas basta con que aspires un poco la zona y toda la suciedad saldrá.

Una gota de lubricante puede hacer mucho por tu persiana. Aplica un poco en los mecanismos de la persiana, tanto en las bisagras como en el mecanismo de apertura de las lamas. Esto último se recomienda hacerlo con un pincel y no más de una vez cada dos años.

Como reza el dicho popular “más vale prevenir que curar”. En este sentido, si tienes que realizar reformas en tu hogar hay que pensar en una forma de proteger las ventanas. Las manchas de cemento, yeso o pintura son difíciles de quitar e, incluso, a veces imposibles de eliminar por completo. Por tanto, debes cubrir con una cinta protectora los perfiles y las juntas. De este modo, protegerás estas partes de la ventana.

Si se trabaja con metales cerca de una persiana, se debe revisar y aspirar con el propósito de evitar que esos residuos metálicos penetren en los recovecos.

Ten en cuenta la importancia del entorno. En los rincones más escondidos y en los ángulos del perfil es donde se esconde más suciedad. No obstante, esta ventana requerirá una mayor o menor atención dependiendo de dónde se encuentre ubicada.

En las zonas urbanas, las emisiones disueltas en el agua de lluvia son las responsables de que se estropee el material de la ventana. En las zonas industriales, por el contrario, los residuos o el salitre si nos hallamos junto al mar serán los causantes del deterioro de las ventanas. Por tanto, atendiendo a la zona en la que vivas deberás actuar en consecuencia modificando la frecuencia y forma del mantenimiento, tal y como te hemos indicado con anterioridad.

También, debes tener cuidado con los productos que no son adecuados para la limpieza de las persianas. Estos productos pueden eliminar la capa protectora de la carpintería, dejando al descubierto el material que sufrirá mucho más. Procura leer el etiquetado del producto con detenimiento antes de adquirirlo para asegurarte de que es el idóneo. Nuestra recomendación es que rechaces los productos que se emplean para limpiar el cobre, la plata o el aluminio en bruto.

 

La limpieza a fondo

Hay muchos consejos para limpiar las persianas y muchas advertencias sobre lo que no deberías hacer. Aquí te resumimos las principales:

Quita el polvo con un cepillo nuevo de barrer o un pincel. Si eludes este paso lo único que conseguirás será extender la suciedad por todas las lamas.

Prepara un cubo con agua tibia y jabón. También puedes comprar un producto específico para limpiarlas según el material de la tuya, pero nosotros recomendamos la primera opción por su sencillez.

Moja y escurre una bayeta y limpia bien cada una de las lamas. Para llevarlo a cabo hay varios trucos como, por ejemplo, utilizar un calcetín viejo a modo de manopla e irlo pasando por las lamas. Sin embargo, a nosotros el que más nos gusta, por su comodidad, es recurrir al alcohol si estás tratando con aluminio, aunque con el jabón también funciona.

Coge unas pinzas de hielo o barbacoa, de las que están abiertas y aprieta para cerrarlas. Átale en los extremos un par de paños con gomillas y ya lo tienes. Con este invento podrás limpiar cada lama de forma cómoda, rápida, precisa y sin necesidad de mojarte las manos.

Cerciórate de secarlo por completo ayudándote de un trapo de algodón.

– Recuerda que nunca debes rociar directamente el producto sobre la persiana, podrías estropearla. Si no la secas bien, quedarán blanquecinas, con restos de jabón o marcas de agua y necesitarás continuar con el secado para asegurarte un buen acabado.

– No olvides que debes limpiarlas cuando no estén expuestas al sol o en días de mucho levante. No tendrás tiempo de secarlas con el trapo y el acabado no será el esperado.

 

Mallorlux es tu empresa de persianas y ventanas mallorquinas

En definitiva, podemos decir que las persianas mallorquinas son una fantástica opción para tus ventanas en cuanto a su estética y prestaciones. Además, su limpieza y mantenimiento para lucir como el primer día son mínimos. Con ellas, lograrás un gran confort y comodidad en tu casa. Estamos seguros de que con los consejos que te hemos proporcionado todo será aún más fácil. Anímate a ponerlas en tu vida.

 

button

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *